Zonal 2.4

Hoteis Oficiais Deville Bussines e Hotel Del Rey

Aulas de Xadrez

terça-feira, 17 de junho de 2014

Comemoração do Centenario de Foz do Iguaçu


quinta-feira, 5 de junho de 2014

Así pretende la FIDE acabar con las trampas en el ajedrez

Así pretende la FIDE acabar con las trampas en el ajedrez

Así pretende la FIDE acabar con las trampas en el ajedrez

Publicado por Federico Marín Bellón el jun 4, 2014
El comité anti-trampas de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), en el que ha participado el español Miguel Illescas, ha elaborado su primer borradorcon propuestas concretas para acabar con las trampas en los torneos. Todavía son una minúscula minoría, pero en los últimos tiempos se han conocido demasiados casos de jugadores que se aprovechaban de la tecnología para conseguir ventaja en sus partidas, así como de otros fraudes para conseguir subir el Elo, sistema de puntuación que rige la clasificación mundial.
El documento de la FIDE, de 24 páginas, incluye algunas consideraciones sobre el marco legal y tecnológico, habla de las quejas recibidas, las investigaciones realizadas, el sistema de sanciones y recursos, la estructura de la comisión y algunas recomendaciones para los árbitros. La Federación, desde luego, está preocupada por la percepción que el público pueda tener de la vulnerabilidad del ajedrez, por lo que ha decidido colaborar con la Asociación de Ajedrecistas Profesionales (ACP). «Por decirlo con sencillez», asegura el borrador», «nadie quiere asociarse con un deporte cuyos resultados pueden verse afectados fácilmente por las trampas con ayuda de ordenadores».
1. La primera recomendación del comité es que la FIDE establezca unacomisión permanente anti-trampas que sirva para prevenir los engaños y, al mismo tiempo, acabe con la plaga de falsas acusaciones.
2. Se propone la creación de una herramienta en internet para escanear todas las partidas registradas e identificar a potenciales tramposos. Asimismo, se podrán examinar las jugadas de cualquier ajedrecista en caso de denuncia.
3. A los árbitros se les recomienda un continuo entrenamiento para estar al día y adaptarse a los cambios.
4. Ante la falta de experiencia en estas labores, se considera asimismo que todos estos procedimientos estén sujetos a posibles reajustes, para mejorar su eficacia y evitar errores.
5. Asimismo, se pide a los jugadores comprensión, ya que en su propio beneficio y el de todos será necesario que renuncien a parte de su privacidad. A los árbitros se les sugiere que sean más activos en la lucha contra el fraude. Incluso deben estar pendientes de si un jugador va demasiadas veces al baño, por ejemplo.
6. Los nuevos estatutos de la FIDE deberían incluir en la regulación de los torneos la posibilidad de efectuar registros y una serie de sanciones automatizadas, durante y después de la competición.
7. Establecer una protección especial en los torneos de primer nivel, incluido el Campeonato del Mundo Juvenil. En una segunda categoría estarían los torneos con más de 20.000 euros en premios. Por último, cualquier prueba válida para el Elo tendría un nivel de protección estándar.
8. Con objeto de perfeccionar la herramienta de detección de partidas irregulares, deberían incluirse en su base de datos todas las partidas registradas posteriores al 1 de enero de 2012. Además, un jugador sujeto a investigación puede sufrir una revisión de sus partidas desde esta fecha, como forma de comprobar posibles «antecedentes».
9. El reglamento de la FIDE que se publique el 1 de julio de 2014 deberá incluir ya algunas prohibiciones para evitar la utilización información externa durante las partidas. Además, el comité espera que los árbitros puedan registrar a los jugadores, incluidas ropas y cualquier bolsa o mochila, siempre que lo haga en privado y que el jugador sea del mismo sexo.
10. En los torneos de máxima protección, la zona de espectadores también deberá estar perfectamente delimitada, para evitar el contacto con los ajedrecistas.
11. Será posible incluso el uso de detectores de metal, arcos de seguridad y otras medidas de protección. Y por supuesto, todo el mundo estará avisado de las nuevas reglas.
12. Ni siquiera en torneos de aficionados será posible llevar encima un aparato electrónico, como un móvil, incluso aunque esté apagado. Si algún jugador es sorprendido incumpliendo esta norma, perderá la partida, que será computable para Elo. Si reincide, será expulsado del torneo y su nombre será enviado al comité para que, de alguna manera, quede «fichado».
De todos estos puntos, la parte más difícil técnicamente es la referida a la herramienta informática que permita detectar jugadas realizadas con ayuda, algo que puede entrar en el terreno de lo subjetivo. De momento, la FIDE necesitará un ordenador con un procesador lo suficientemente potente para poder analizar un elevado número de partidas por hora, gran capacidad de almacenamiento y un software intuitivo, fácil de utilizar y que ofrezca la posibilidad de limitar su uso a extraños mediante contraseña.
13. Para evitar un aluvión de denuncias injustificadas, las quejas deberán realizarse por escrito, mediante unos formularios. Quien abuse de la norma, además, también podrá ser sancionado.
14. Se proponen sanciones de hasta tres años por el primer «delito» (un año si el culpable es menor de 15 años y dos años si tiene menos de 18) Los reincidentes podrán ser suspendidos durante 15 años.
En fin, se aprueben o no estas medidas, seguro que pasaremos algún tiempo discutiéndolas y que será imposible alcanzar el consenso sobre todos los puntos. Invito al lector a que comente aquí mismo sus primeras impresiones.
El texto del borrador ha sido elaborado por Klaus Deventer, Laurent Freyd, Yuri Garrett, Israel Gelfer (Chair), Konstantin Landa, Shaun Press y Kenneth Regan, con la colaboración de Nick Faulks, Miguel Illescas y George Mastrokoukos, así como de los expertos Andrea Griffini, Bartlomiej Macieja, Takis Nikolopoulos y Emil Sutovsky
Noticias relacionadas:

quarta-feira, 4 de junho de 2014

Las trampas están en auge - Por Malcolm Pein

22/05/2013 – Recientemente, en el Abierto de Cork, hubo sospechas de que uno de los jugadores hacía trampas porque fue al baño 20 veces durante una partida. Su oponente le siguió y se metió en la cabina de al lado para ver que estaba pasando. Pilló a su rival analizando con un dispositivo portátil. En Chess Magazine, Malcolm Pein dedica un editorial al tema. Se lo ofrecemos traducido al castellano...

En su brillante libro publicado en 1977, How to Cheat at Chess ("Cómo hacer trampas en el ajedrez"), Bill Hartston escribió algo así como: "Si Dios hubiese deseado que no analizásemos nuestras partidas en el váter con un chisme electrónico, no nos habría dado papel en el cual tomar notas". Hace 40 años, lo de las trampas era un chiste. Pero en la era de la electrónica, ya no lo es.
Hay que tomar medidas antes de que se convierta en una epidemia, con peleas graves, publicidad negativa o simplemente un bajón general de los ánimos hasta que lleguemos a un momento en el que cada vez que haya alguna victoria especial,  la gente dirá que solo ha podido ser porque el jugador en cuestión habrá hecho trampas. Efectivamente, en el recién terminado Campeonato de Europa Individual Absoluto ha habido tal incidente y los rumores que surgían eran absolutamente injustificados.
Hoy por hoy, con algunos teléfonos móviles que cuentan con programas que les permiten jugar al ajedrez a un nivel alrededor de los 2400 puntos Elo, la tentación de escaparse un momento para comprobar algunas líneas rápidamente resulta demasiado grande para algunos y lo que me parece especialmente triste es que se haya pillado a varios jugadores juveniles haciendo eso.
Recientemente en el Abierto de Cork, Gabriel Mirza, cuya hija juega en el campeonato juvenil de Irlanda, llegó a sospechar de su oponente juvenil, que había salido de la sala para ir al baño "como mínimo 20 veces" durante la partida. Tampoco es que yo recomiende que todos hagan lo que hizo Mirza, pero eso fue lo que comentó a los periódicos al respecto:
"Tras cada movimiento ese tío se marchaba de la sala. Me acerqué varias veces al sitio donde sus amigos estaban jugando, pero mi oponente no estaba allí. Fui al baño y vi que solamente una de las cabinas estaba ocupada. Me metí en la cabina de al lado, subí por la pared y miré a ver qué estaba pasando. Para mi sorpresa, era él, mi rival y estaba analizando los movimientos con su chisme Android y un módulo de ajedrez instalado en él".
En ese momento, sacó a su oponente a la fuerza de la cabina y hubo un forcejeo. Obviamente, no les puedo contar exactamente lo que pasó, pero el Sr. Mirza desmiente haber atacado al otro y la cosa podría terminar ante el juez. En fin, si yo fuese el padre de este chico, procuraría evitar más publicidad. El organizador del torneo, Gerry Graham expulsó a ambos jugadores del torneo: a Mirza por su reacción y al chico por haber hecho trampas. Lo admitió y la verdad es que no hizo ni falta porque le pillaron con las manos en la masa. La verdad es que siento cierta simpatía por el Sr. Mirza. Para ser honrado, no sé cómo reaccionaría yo en esa situación, pero también es cierto que si realmente atacó al menor, evidentemente tampoco hay excusa alguna para ello.
Hace poco, en Inglaterra un jugador juvenil hizo trampas y fue expulsado del torneo. Ha habido otros incidentes también con adultos. La FIDE ha sido incapaz de tomar una determinación. Es patético pero tampoco es sorprendente. Por lo tanto, opino que la ECF debería hacerse cargo del tema y plantear medidas disciplinarias que se podrían implementar en Inglaterra y, si así lo quisieren las demás federaciones, también en el resto del Reino Unido.
Gracias al profesor Ken Regan y a otros, podemos averiguar en qué casos se ha utilizado un ordenador o cuando es muy probable. Esto, combinado con la valoración Elo de un jugador, permite al árbitro juzgar con una probabilidad muy grande, si un jugador ha hecho trampas o no. Por lo tanto, me gustaría proponer que los directores de la ECF propongan algunas sanciones duras que se puedan aplicar en esos casos. Espero que podamos abrir un debate al respecto pero mi instinto me dice algo como:
  • En el caso de un juvenil: un año de suspensión y si lo repite más adelante, cinco años de suspensión.
  • En el caso de un adulto: cinco años de suspensión y si lo repite, una suspensión de por vida.
Por: Malcolm Pein (editor ejecutivo de Chess Magazine)
Traducción: Nadja Wittmann (ChessBase)